Imparte el CEDIP curso “El control de la constitucionalidad del proceso legislativo y su estrecha relación con la actividad parlamentaria”


Boletín No. 6047


El Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias (CEDIP) de la Cámara de Diputados, inauguró la primera sesión del curso “El control de la constitucionalidad del proceso legislativo y su estrecha relación con la actividad parlamentaria”.  


En su mensaje de bienvenida, la directora general del CEDIP, Hasuba Villa Bedolla, mencionó que el curso se imparte en el marco del aniversario de la promulgación de la Constitución Política de 1917 y su objetivo “es ofrecer los conocimientos fundamentales sobre el sistema mexicano de control de la constitucionalidad, orientado a la función legislativa”.

 Hugo Christian Rosas de León, secretario de Servicios Parlamentarios de la Cámara de Diputados, realizó un recuento histórico de los instrumentos que se han utilizado para el control de la constitucionalidad, desde los juicios de amparo hasta las figuras de acción de inconstitucionalidad y de controversia constitucional, surgidas de la reforma constitucional de 1995.

Miguel Covián Andrade, doctor en Derecho Constitucional y Ciencia Política, abordó el tema “El sistema mexicano de control de constitucionalidad”. Señaló que este control está diseñado “para que todos los actos del poder político previstos en la Constitución estén de acuerdo con lo que ella establece”. 

Expuso que el sistema anterior a la reforma de 1995 para el control de la constitucionalidad estaba basado en el juicio de amparo, y el sistema actual, denominado mixto, mezcla el modelo anterior y las acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales. 

Explicó que el juicio de amparo no está diseñado para proteger a la Constitución en su totalidad, sino a los derechos humanos. En tanto, la acción de inconstitucionalidad y de controversia constitucional, sí salvaguardan a la Carta Magna por completo.

Indicó los defectos que presenta actualmente el control de la constitucionalidad del país, se presentan en lo relacionado a los tribunales, a la materia electoral y a los términos establecidos para imponer las acciones de inconstitucionalidad. 

Consideró que lo ideal sería tener un sistema concentrado de control de la constitucionalidad, con un tribunal que se dedique exclusivamente a las cuestiones de constitucionalidad y, además, otro que aborde temas de legalidad. 

Al hablar sobre “El control de la constitucionalidad del proceso legislativo”, Rocío Hernández Vite, maestra en Derecho e investigadora del CEDIP, explicó que los órganos legislativos, en el proceso de creación y modificación de leyes, tienen límites formales y materiales, sometidos a la Constitución Política. 

En este sentido, señaló que los límites formales son aquellos que deben realizarse de conformidad con los procedimientos establecidos en la Carta Magna, y los materiales, en función de la jerarquía que condiciona los contenidos o alcances normativos de cada ordenamiento. 

Definió el “principio de debido proceso legislativo”, como aquellos principios que deben respetarse en el proceso legislativo, cuyo cumplimiento debe verificarse en cada caso concreto para no incurrir en “vicios de inconstitucionalidad”. 

Refirió sobre las deficiencias que tiene el control de constitucionalidad, en el ámbito de legislativo, “ha dado como resultado un híper-reformismo constitucional”, generando una sobreproducción de trabajo legislativo.  

El curso fue dirigido a las diputadas y diputados, asesoras y asesores, funcionarias y funcionarios de la LXV Legislatura de la Cámara de Diputado, así como al público en general.


--ooOoo--