/ Noticámara


news

Promulgación de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia


Luz María Mondragón

La Cámara de Diputados conmemoró el XVII aniversario de la promulgación de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, uno de los avances más importantes del país. Una norma específica para prevenir y erradicar la violencia contra ellas, quienes son más del 52 por ciento de la población de México.

Esta ley fue publicada el 1º de febrero de 2007. Su importancia radica en que el bien jurídico tutelado es el derecho humano de las mujeres a una vida libre de violencia.

Contiene los principios rectores para el acceso de todas las mujeres a una vida libre de violencia que son: la igualdad jurídica entre la mujer y el hombre; el respeto a la dignidad humana femenina; la no discriminación; y la libertad de éstas.

Es una ley general que definió por primera vez los tipos de violencia: psicológica, física, económica, patrimonial y sexual, para dejar claro que la violencia no necesariamente produce lesiones físicas.

En esta efeméride, las y los legisladores expresaron que el Estado debe trabajar por y para las mujeres, y que los hombres tienen que sumarse para dejar atrás la cultura machista y de complicidad, que sólo profundiza la brecha entre ambos. Es tiempo de tomar conciencia y erradicar las violencias para construir un país más justo para todas y todos.

Con la promulgación de esta ley se establecieron las bases para proteger a las mujeres de todas las formas de violencia y los mecanismos efectivos para prevenir, atender, sancionar y erradicar la agresión contra ellas.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia significó un cambio de paradigma que transformó la forma en la cual la violencia contra las mujeres se concebía. Por primera vez un ordenamiento jurídico visibilizaba y establecía sanciones. Asimismo, se reconoció el feminicidio como máxima expresión de violencia.

Nueva reforma

Con 453 votos, el pasado 8 de febrero, la Cámara de Diputados aprobó adicionar un párrafo segundo al artículo 18 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en materia de violencia institucional.

Establece que “la identificación de violencia institucional buscará atender las necesidades legales insatisfechas con respecto de situaciones en las que las mujeres no puedan acceder a la justicia para abordar sus problemas legales, destacando protecciones constitucionales, civiles, penales, familiares y administrativas, y reconoce la importancia del pluralismo formal, informal y legal para entender las necesidades de justicia no satisfechas de las mujeres”.

Se explicó que existen situaciones en que las personas no pueden acceder a la justicia, porque la ley “se filtra” a través de prejuicios y limitaciones de los individuos e instituciones responsables de aplicarla en la realidad, que se agrava por un entorno social que perjudica a las mujeres mediante la discriminación histórica, la construcción patriarcal de género y la perpetuación de estereotipos.

Por ello, mujeres que desean presentar denuncias o ejercitar acciones que rompan su círculo de violencia, enfrentan momentos de vulnerabilidad y revictimización cuando las instituciones perpetúan la violencia por falta de sensibilización o de conocimiento, así como por la realización de prácticas que retrasan la impartición de justicia, lo que se observa en todos los ámbitos legales en donde se requiere asesoría o atención por parte del Estado.

Paralelamente es esencial fortalecer el sistema de justicia para que las víctimas reciban una atención oportuna y efectiva, a través de propuestas con un enfoque integral que aborde las causas profundas de la agresión y promuevan un cambio cultural en la sociedad.


Notas relacionadas