/ Pluralidad


news

Una gran fiesta democrática


Maikel Ansted Hoffmann

El domingo 26 de febrero, miles de ciudadanos nos concentramos en el zócalo de la Ciudad de México y en cientos de ciudades del país.

Fue una verdadera fiesta democrática en donde pudimos expresar a través de pancartas, gorras, playeras y demás artículos que nuestro INE y nuestro voto “#NOSETOCAN”.

Fuimos muchos, muchísimos, y lo quiero resaltar porque el lunes, en la mañanera, el presidente AMLO dijo que no habíamos llenado el zócalo, que a lo mucho fuimos 80 o 100 mil personas y ¡No! Yo sé que llegamos a ser más de 200 mil personas, sin problema.

¿Cuál fue el mensaje que quisimos dar en la concentración del 26/02?

Fueron dos mensajes claros que yo resalto de dicha concentración.

El primero fue para el presidente AMLO, de quien, sin mencionarlo demasiado, los miles de ciudadanos rechazamos su autoritarismo y su deseo ferviente de manejar la democracia como él quiere, como el viejo régimen estaba acostumbrado.

El segundo mensaje claro fue para la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a quien se le solicitó cumplir y hacer cumplir la Constitución y declarar inconstitucional el llamado “Plan B” de la reforma electoral del presidente, que ya fue aprobada por el H. Congreso de la Unión.

Cabe mencionar que los grandes discursos en apoyo a la democracia y la exigencia de los miles de ciudadanos que nos concentramos, estuvieron a cargo del ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío, y la periodista y activista Beatriz Pagés.

Al término de los discursos cantamos con el corazón nuestro Himno Nacional; a decir verdad, las lágrimas de emoción no tardaron en salir. Al ver a miles de mexicanos de distintos colores partidistas, de diversos lugares de residencia, de diferente religión u orientación sexual, nos unía ese profundo amor a México y, que a pesar de que no cantamos el Himno completo, resonaron en todos los corazones la siguiente estrofa del canto:

¡Guerra, guerra sin tregua al que intente
De la patria manchar los blasones!
¡Guerra, guerra! Los patrios pendones
En las olas de sangre empapad.
¡Guerra, guerra! En el monte, en el valle,
Los cañones horrísonos truenen
Y los ecos sonoros resuenen
Con las voces de ¡UNIÓN! ¡LIBERTAD!

Las opiniones vertidas en este texto son responsabilidad única y exclusiva del autor o de la autora.

Twitter: @AnstedM
Instagram: @MaikelAnstedMx


Notas relacionadas